PROGRAMA DE LIDERAZGO RESILIENTE

Encabezado 3

El 40% de los hogares más pobres ha experimentado hambre en los últimos dos meses y casi el 50% está cambiando su     consumo hacia dietas         menos saludables. (Universidad   de Cornell y BID, 2020). 

Nos encontramos ante un contexto de enorme fragilidad y turbulencia pero la oportunidad de transformación es ineludible. La pandemia de COVID-19 puso en evidencia la urgente necesidad de recrear los patrones de producción y consumo capaces de no comprometer el presente y el futuro de la humanidad.

 

Las señales son claras. Millones de trabajadores rurales en nuestra región se encuentran en estado de precariedad por el impacto del COVID-19, afectando los niveles de pobreza e inseguridad alimentaria.

Por otro lado, se estima que la pandemia del COVID-19 agravaría la desnutrición, que afecta al 10 % de la población de América latina y Caribe. Mientras que la ONU prevé que se duplique el número de personas en estado de inseguridad alimentaria severa a nivel mundial. 

Ante este contexto, Fundación PuntoGov relanza su programa de liderazgo resiliente que tiene un doble propósito: 1) articular emprendedores e instituciones del sector público y privado en dirección hacia la resiliencia climática y cambio sistémico y; 2) apoyar a pequeños agricultores facilitando herramientas tecnológicas, de producción y acceso a la red de distribución y comercialización, mediante incentivos y microcréditos de cultivos más saludables, sustentables y accesibles para todos. 

 


Este programa se centra en los liderazgos resilientes: personas de cualquier organización, pública o privada, que sean capaces de cambiar el estatus quo, de innovar, de hacer las cosas de un modo distinto.

 

MISION DEL PROGRAMA

Necesitamos saber de dónde vienen los alimentos que llevamos a nuestra mesa, reducir la pobreza rural y la inseguridad alimentaria de los agricultores que producen nuestros alimentos. Asimismo, precisamos facilitar el acceso y disponibilidad a los alimentos saludables, inocuos y seguros, a todas las personas. Este programa tiene la misión de crear un ecosistema inclusivo e innovador liderado por personas y organizaciones relisilientes donde el productor y el consumidor participen activamente y sean los principales beneficiarios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esto se logra a través de los siguientes objetivos estratégicos: 

  1. Disminuir la desconfianza del consumidor facilitando al ciudadano un sistema inteligente y trazable de los alimentos y productos que consume
     

  2. Promover la producción de alimentos saludables y funcionales así como productos diferenciados basados en la biodiversidad permitiendo a los consumidores tomar decisiones de nutrición informadas y asequibles
     

  3. Construir un sistema alimentario sustentable centrado en el productor y el consumidor, desarrollando una cadena de valor donde cada eslabón es co-responsable con la sostenibilidad socio ambiental
     

  4. Impulsar la sustentabilidad y resiliencia climática por medio de buenas prácticas agrícolas y certificaciones de calidad
     

  5. Articular emprendimientos y startups con el sistema agro alimentario, apoyando la innovación en todas las etapas de la creación de empresas.

 

COMO FUNCIONA

A través de un ecosistema que se retroalimenta, siempre orientado hacia el mismo objetivo y los cambios exponenciales: transparencia en la cadena de valor, reducción de la pobreza rural y la inseguridad alimentaria de los agricultores que producen nuestros alimentos

  • Productores de materias prima y startups son conectados con el equipo técnico, que analiza la factibilidad productiva-ambiental-comercial, así como los cuellos de botella que impiden y obstaculizan el desarrollo de los proyectos
     

  • Investigadores, científicos y tecnólogos son conectados a la red, a fin de detectar soluciones rápidas, disruptivas y eficientes que mejoren o amplíen los beneficios funcionales de los alimentos y productos finales
     

  • El Hub de conocimiento y nuestra red de expertos facilita estas relaciones, garantizando las implementaciones, una negociación justa, el equilibrio de intereses económicos y ambientales, y el acceso a los mercados potenciales.

 

ANTECEDENTES

Este programa tiene como antecedente la labor que viene ejecutando Fundación PuntoGov desde 2017.  Tras una convocatoria pública del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación productiva de la República Argentina y bajo la premisa de diseñar una estrategia de articulación virtuosa, nuestra ONG fue seleccionada para el desarrollo de un Estudio de diagnóstico de oportunidades de innovación en cadenas de valor. Junto con este estudio, se elaboraron recomendaciones de políticas públicas y propuestas metodológicas que aceleren los procesos de innovación y agregado de valor en la producción de alimentos, particularmente aquellos que respetan el medio ambiente y tienen impacto social. Este trabajo fue realizado en el marco de una Cooperación Técnica financiada por el Banco Interamericano de Desarrollo. 

En zonas rurales la situación es altamente preocupante ya que en América Latina existen unos 54  millones  de trabajadores rurales caracterizados por una alta informalidad  (76,8%) y vulnerabilidad (OIT, 2020).